RecyCrafts.com utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Más información. Ocultar.
RecyCrafts.com
13 de Diciembre de 2017 buscador
Síguenos en facebook Síguenos en twitter
Portada > Eco reciclaje

Pétula Plas: "crear a partir de materiales recuperados es un reto para mí”

Entrevista
9 de Septiembre de 2015

La artesana y artista Pétula Plas nos cuenta cómo vive el reciclaje y cómo lo aplica a su trabajo: diseñar y fabricar muebles y objetos de decoración.

Pétula Plas es artesana e inconformista, como ella misma se define. Quiere cambiar el mundo y ha comenzado por cambiar cualquier cosa que cae en sus manos… o casi. Se dedica a fabricar muebles y objetos de decoración con materiales recuperados a los que da una segunda oportunidad. Ella misma nos lo cuenta.

¿Qué es Pétula Plas?

Yo soy Pétula Plas. Una artesana que se dedica a diseñar y fabricar muebles y objetos de decoración partiendo casi siempre de materiales recuperados. Y Pétula Plas es también mi espacio, un lugar multiusos que es a un tiempo el taller donde trabajo, tienda, sala de exposiciones y centro de reciclaje. También imparto talleres y cursos de decoración, restauración y bricolaje. Mi objetivo es dar a conocer las posibilidades infinitas del reciclaje y mostrar a la gente lo fácil y divertido que es hacer cosas con las manos y la creatividad como herramientas esenciales.

Pero, ¿Qué tipo de muebles y objetos haces? ¿Siempre usas materiales reciclados?

Cuando empecé hacía muebles y también bisutería, aunque ahora me he centrado más en la decoración y el mobiliario. Casi siempre uso materiales reciclados, excepto para algunas cosas muy determinadas. Ahora estoy preparando una serie de muebles para bebés con material nuevo. Pero por regla general suelo usar materiales recuperados para mis creaciones.

¿Por qué partir de cosas ya usadas?

Por varias razones. Para empezar, esos objetos olvidados tienen para mí una belleza especial, algo difícil de encontrar en las cosas nuevas. Tienen alma.

Después, también por el respeto al medio ambiente. Creo que debemos aprovechar al máximo los recursos naturales que se han empleado para fabricar las cosas. Si podemos darles una segunda oportunidad, ¿por qué no hacerlo?

Y, por último, porque trabajar con cosas recuperadas es para mí un reto. No es lo mismo partir de una idea y buscar los materiales más apropiados para realizarla, que partir de una material ya existente, con una funcionalidad definida, y transformarlo manteniendo a la vez su propia personalidad. Es un juego muy divertido.

¿Dónde encuentras la materia prima para tus trabajos?

Suelo trabajar con madera de palet y ya tengo algunas empresas que me lo dan. A veces encuentro los elementos abandonados, como un tesoro invisible. Y otras veces son los propios clientes los que me hacen un encargo y me traen objetos para que yo los transforme y les dé una nueva función.

¿Y cómo surgen las ideas? ¿A petición del cliente?

En general son propuestas mías. A veces primero diseño el objeto y lo fabrico, y después llega el momento de la comercialización (por ejemplo, mis letras de madera recuperada).

En otros casos las ideas surgen para satisfacer el deseo de un cliente que necesita algo concreto. Yo trato de cubrir esa necesidad con mi imaginación y mis diseños.

Y a veces es el propio cliente quien me trae el diseño y yo lo único que hago es llevarlo a cabo. No me cierro a ninguna propuesta, me encanta mi trabajo y disfruto mucho desempeñándolo.

¿Cuáles de tus trabajos destacarías?

Uno de mis favoritos es el banco de trabajo que hice para la imprenta artesanal El Calotipo. Le tengo especial cariño porque fue uno de mis primeros trabajos y ese diseño ha dado lugar a escritorios, mesas de comedor, de salas de reuniones, estanterías… Pero, en general, me costaría mucho decidirme por uno sólo.

Ahora estoy preparando un proyecto que me tiene especialmente entusiasmada. Se trata de decorar y amueblar una sala de reuniones para General Motors España. Se llamará “Sala Sostenible” y todos los elementos van a hacerse reciclando los propios residuos que genera la fábrica. Ya tengo hecha la maqueta y he empezado con la producción del mobiliario. Emplearé sobre todo palés, cartón y tapones de plástico, además de algún elemento metálico. Estoy convencida de que va a resultar una sala de reuniones donde será un placer trabajar.

Otra de tus facetas consiste en impartir cursos presenciales, ¿verdad? ¿Cuáles son los más demandados por el público?

Sí, imparto talleres relacionados con el bricolaje, las manualidades, la decoración y el reciclaje creativo.

Tengo dos tipos de talleres: los programados que se planifican por estaciones (ahora empezaremos con los de otoño) y que tienen una duración de unas pocas horas. Y luego están los talleres abiertos, que consisten básicamente en venir a hacer lo que el alumno quiera, cuando él quiera. Pueden durar desde unas pocas horas hasta meses, es siempre decisión del alumno.

Para ninguno de ellos es imprescindible experiencia previa y te puedo asegurar que gente que jamás había tocado una herramienta ha fabricado auténticas maravillas de carpintería.

En general, todos los talleres tienen bastante demanda pero los que más gustan son los que tienen que ver con la madera recuperada: cómo trabajarla, cómo decorarla, acabados que se le pueden dar, etc.

¿Tienes tienda física o tienda online?

 

Ambas. La tienda física está en la calle Doctor Alejandro Palomar, 43, en Zaragoza. Es un pequeño espacio que dedico a la exposición de mis productos. Cualquiera que se quiera pasar por allí, aunque sólo sea a curiosear, es bienvenido. 

 

Y mi tienda online está en Etsy. Es tremendamente emocionante y sorprendente cuando alguien de la otra punta del mundo se fija y compra algún objeto mío. ¡Parece magia!

¿Y los precios?

Es difícil de concretar, ya que hago cosas muy diferentes. Depende del proyecto, los elementos de mobiliario… En mi tienda online, los precios oscilan entre 5 € que cuesta una pulsera de madera y los 985 € de un cabecero de cama.

Fotos: Lara Albuixech