RecyCrafts.com utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Más información. Ocultar.
RecyCrafts.com
14 de Diciembre de 2017 buscador
Síguenos en facebook Síguenos en twitter
Portada > Brico-deco

Quitar el gotelé: dos sistemas fáciles

12 de Junio de 2015

El gotelé es una técnica de pintura muy práctica para camuflar los defectos e irregularidades de las paredes. Sin embargo, ya no está de moda. El centro de decoración y bricolaje Leroy Merlin aclara dudas y explica dos sencillos procedimientos para eliminarlo.

 

Quitarlo no resulta sencillo, aunque los nuevos productos comerciales, listos para su uso, facilitan mucho el trabajo. El paso previo es saber con qué tipo de pintura está revestida la pared, y en función de ello se podrá cubrir el acabado con pasta renovadora o masilla o rasparlo. Para averiguarlo, moja un dedo en agua y frótalo con la pared: si se mancha, es temple y, si no, es plástica

¿Cuánta cantidad de pasta debes comprar?: Mide las paredes a lo ancho y a lo alto. El resultado son los m2 de cada pared. Suma todas las paredes (recuerda descontar la superficie de puertas y ventanas) y ya tienes el total. Así sabrás cuántos kilos necesitas. Las pastas para cubrir el gotelé suelen tener un rendimiento aproximado de 1 kilo por m2 (varía ligeramente con cada fabricante).

CUBRIR EL GOTELÉ. Cuando la pared está acabada con pintura plástica, el revestimiento es duro y difícil de retirar, por lo que será preciso utilizar una masilla o pasta que se pueda aplicar sobre la pintura, sin necesidad de retirarla. Hay muchos productos formulados para tal fin. Se trata de pastas espesas que hay que remover previamente con una varilla adaptada al taladro (si lo indica el fabricante). 

1. Se deben cubrir en cada pasada zonas de 2 x 2 m y no más amplias, ya que la pasta puede secarse antes de alisarla con la llana. Y si las pasadas son muy pequeñas, quedarán muchas uniones y habrán que lijar más posteriormente para disimularlas. Aplica la pasta con el rodillo en sentido vertical, horizontal y diagonal cubriendo bien el gotelé. 

 

 

2. Pasa la llana ancha horizontalmente sobre la pasta aplicada, intentando que no queden rebordes entre una pasada y otra y se deja secar el tiempo indicado por el fabricante. Deja secar el tiempo indicado por el fabricante y por último lija las imperfecciones y uniones entre pasadas. Si fuera necesario, aplica una segunda mano de pasta y pasa la llana ancha, ahora verticalmente. El resultado será mucho más fino y perfecto.

 

 

3. Deja secar el tiempo recomendado por el fabricante y lija suavemente. 

Antes de pintar nuevamente la pared es conveniente sellarla con una imprimación o con una primera mano de pintura blanca muy diluida. 

 

 

 

RASPAR EL GOTELÉ. Cuando la pared está pintada al temple. Este acabado es muy blando y sencillo de eliminar, si debajo la pared se encuentra en buenas condiciones. 

1. Moja la pared con un pulverizador de agua o un rodillo húmedo, cubriendo zonas de 1 x 1 m. No hay que empapar demasiado la pared para evitar que el temple forme una pasta, solo humedecer hasta que el color se oscurezca. 

2. Inclina la espátula ligeramente en la pared y con un movimiento firme hacia arriba retira la pintura. Ve repitiendo el procedimiento en el resto, con cuidado de no clavar los extremos de la espátula para evitar marcas. 

 

3. Emplastece con un plaste de renovación para eliminar imperfecciones. Deja secar y lija suavemente. Aplica imprimación antes de pintar.