RecyCrafts.com utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Más información. Ocultar.
RecyCrafts.com
19 de Agosto de 2017 buscador
Síguenos en facebook Síguenos en twitter
Portada > Brico-deco

Mouse de Black+Decker, una lijadora todoterreno

Reportaje
24 de Marzo de 2015

¿Necesitas ayuda para tus proyectos de reciclaje DIY? Hazte con la nueva lijadora Mouse, de Black+Decker. Cuando la pruebes, no podrás pasar sin ella. Se convertirá en la herramienta imprescindible en tu taller. ¡Ya lo verás!

 

Invertir en una lijadora eléctrica es una de la mejores decisiones que puedes tomar, si lo tuyo es el reciclaje y los proyectos handmade. Hará mucho más rápido y cómodo el trabajo de lijado, y ganarás tiempo en todos tus proyectos.

Y, a la hora de elegir lijadora, encontrarás en la Mouse de Black+Decker todo lo que buscas. De hecho, aspira a convertirse en la reina de las herramientas, para lo que se ha renovado y mejorado. Ahora es más potente (incorpora un motor de 120 W), sus movimientos son más ágiles y se adapta mejor a cualquier superficie que tengas que lijar, plana o curva.

Pero atención, porque la Mouse de Black+Decker tiene una característica que la diferencia de herramientas similares: lleva una serie de accesorios que nos permiten lijar el interior de ranuras, y también en cualquier tipo de espacios difíciles, ya sean cóncavos o convexos.

La lijadora Mouse será la aliada perfecta en tus trabajos. Con ella podrás lijar casi sin esfuerzo cualquier superficie, por grande y escarpada que sea.

Práctica y... ¡limpia!

Pero es que, además, la Mouse es una lijadora limpia donde las haya, ya que incorpora un sistema integrado de micro-filtración que mantiene el polvo generado por el lijado en su interior, en un depósito que después se vacía y ¡listo!

¡Olvídate de limpiar el polvo cada vez que usas la lijadora! La Mouse lo acumula en su depósito interior.

 

Y por si todo esto fuera poco, la nueva Mouse lleva hojas de lija de malla Piranha, un novedoso material muy resistente. Como dura alrededor de cuatro veces más que el papel de lija habitual, no tendrás que cambiar las hojas tan a menudo, con el consiguiente ahorro que ello supone.

Después de usar la lijadora solo tienes que retirar la lija de malla, lavarla, dejarla secar y volverla a colocar. ¡Estará perfecta para la próxima sesión de lijado!